PIDE UNA CITA

CONTACTO

Embarazo adolescente en México

Embarazo adolescente en México

Adolescencia y desinformación

La adolescencia está situada entre la niñez y la adultez, es compleja, llena de cambios físicos, hormonales y psíquicos, conocida también como pubertad marca el desarrollo de los aspectos sexuales. El cambio de voz, crecimiento de bello, aumento de pechos, inicio de la menstruación, desarrollo de la musculatura, entre otras características. Los impulsos sexuales se hacen cada vez más frecuentes, la guía de un adulto que ayude a comprender todos estos cambios es esencial, los sentimientos y sensaciones al experimentarse por primera vez, rodeado de desinformación puede traer consecuencias.

Las enfermedades de transmisión sexual son una de las razones por las que las jóvenes deben acceder a métodos que las protejan contra todas estas infecciones, ya que si bien el embarazo es una de las consecuencias no se trata de la peor. En muchos casos, con el fin de salir del problema acuden a clínicas clandestinas con la finalidad de realizarse legrados en condiciones insalubres y en manos de inexpertos. Existen algunas costumbres culturales en regiones que naturalizan prácticas como el matrimonio acordado a edades tempranas, desinformación sobre la sexualidad, además de un gran tabú alrededor de estos temas.

 

Cifras de embarazo adolescente en México

Entre los principales efectos de tener vivir esta etapa en ignorancia se encuentra el embarazo no planeado, generalmente estas situaciones ocurren ante el desconocimiento de métodos anticonceptivos, pobreza, abuso y violencia. El privilegio de planear una vida, acabar los estudios, casarse, trabajar para tener un patrimonio, para que llegado el momento adecuado los hijos contemplen la familia es beneficio solo de una clase social acomodada con acceso a la información, si bien hay sus excepciones generalmente el embarazo adolescente infantil está ligado con la miseria, en México por cada 1000 en una clase desfavorecida 97 son adolescentes, contra las 15 en los estratos económicos altos.

Un embarazo entre los 10 y 19 años aproximadamente, dependiendo de cada persona, si los progenitores se encontraban estudiando tienden a abandonar sus estudios por la necesidad de cuidado, vestido, alimento, etc. Del infante, lo que reduce sus posibilidades de acceder a un mejor empleo, casa u otras oportunidades.

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, México ocupa el primer lugar en embarazo adolescente dentro de los países de la OCDE lo que representa 77 nacimientos de cada 1000 adolescentes. La prevención es la mejor manera de atacar este mal que aqueja a la sociedad mexicana, la difusión de información puede apoyar a reducir este tipo de eventualidades, la educación resulta el mejor método anticonceptivo.

La fecundidad de nacimientos en adolescentes se ha mantenido constante, pero se han incrementado de manera significativa los embarazos de niñas de entre 10 a 14 años alcanzando el 27% en este sector de la población. A esta edad se es más vulnerable a la mortalidad materna e infantil, complicaciones en el parto o nacimiento prematuro, debido a que el cuerpo no ha terminado su crecimiento. Según cifras oficiales de cada 10 embarazos en el país 2 ocurren en menores de 19 años.

 

¿Qué podemos hacer?

Habiendo estudiado estos dos factores, embarazo en la adolescencia y su relación con la pobreza podemos definir que la poca prevención del embarazo adolescente tiene como consecuencia un índice menor de bienestar social presente o futuro debido a las patologías presentadas por estas pacientes, además de que ven truncadas o disminuidas oportunidades como acceso a la educación o empleos que les permita tener una vida digna.

En décadas pasadas el embarazo a temprana edad era considerado como una práctica natural pues buena parte de las mujeres tenían como función el dedicar su vida a la atención del hogar e hijos sin importar el extracto social al cual pertenecieran, ya que era mal visto que una mujer trabajara, significaba que el sustento del hogar no era capaz de solventar las necesidades de su familia como debía, afortunadamente, con el paso del tiempo este imaginario fue cambiando, las mujeres aperturaron espacios de participación en todos los ámbitos que han ido en incremento, sin embargo, es una realidad que estos derechos no son considerados para las mujeres de clase desprotegida, que aún están bajo una praxis desigual versus sus pares varones de la misma clase social.

Si bien es un trabajo de grandes magnitudes que sin la ayuda gubernamental es imposible atacar, hacer una reflexión para visibilizar este problema que nos sitúa en el primer lugar de los países pertenecientes a la OCDE en embarazo infantil con una tendencia al alta debe preocuparnos.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN DEL TEMA

Gracias por contactárnos. Pronto nos pondremos en contacto.

Notas Relacionadas