PIDE UNA CITA

CONTACTO

CRIPTORQUIDIA: UN TRASTORNO TESTICULAR

CRIPTORQUIDIA: UN TRASTORNO TESTICULAR

imagen3

La criptorquidia es un testículo que no descendió u oculto, por qué no se trasladó a la posición adecuada en la bolsa de tejido que cuelga debajo del pene antes del nacimiento. Por lo general, sólo uno de los testículos se ve afectado, pero en aproximadamente el 10 por ciento de los casos afecta a ambos. Es frecuente en los bebés prematuros. La gran mayoría de las veces, se traslada a la posición adecuada durante los primeros meses de vida, si no es así, se puede realizar la reubicación mediante una cirugía. No ver o sentir un testículo donde debería estar es el signo principal.

Estos se forman en el abdomen durante el desarrollo fetal, durante los últimos dos meses de desarrollo fetal normal, descienden de forma gradual, a través de un pasaje en la ingle, desde el abdomen hasta el escroto. En ocasiones, ese proceso se detiene o demora.

Habitualmente se detecta al examinar al bebé poco después del nacimiento. Si el testículo no ha bajado hacia el escroto para cuando el niño tenga 4 meses, es probable que el problema no se corrija por sí solo. El tratamiento en los primeros meses de vida podría reducir el riesgo de complicaciones en etapas más avanzadas, como infertilidad y cáncer testicular.

En los niños de más edad, desde lactantes hasta preadolescentes, que tuvieron testículos normales en el nacimiento, podría indicar un testículo retráctil, que se mueve de un lado a otro entre el escroto y la ingle, y podría guiarse fácilmente con la mano hacia el escroto durante una exploración física, esto normal y se debe a un reflejo muscular en el escroto o por otra parte, puede tratarse de un testículo en ascenso, o criptorquidia adquirida, donde este regresa a la ingle y no puede guiarse fácilmente con la mano hacia el escroto.

No se conoce la causa exacta de la criptorquidia. Una combinación de la genética, la salud materna y otros factores ambientales podría alterar las hormonas, los cambios físicos y la actividad en los nervios que influyen en el desarrollo de los testículos. Algunos factores de riesgo que pueden incidir son un nacimiento prematuro o de bajo peso, antecedentes familiares con problemas testiculares, síndrome de Down, defectos de pared abdominal, uso de alcohol y tabaco durante el embarazo.

Para que los testículos se desarrollen y funcionen normalmente, deben tener una temperatura un poco menor que la temperatura normal del cuerpo.

El escroto ofrece este entorno más frío. Entre las complicaciones que conlleva un testículo que no está ubicado donde debería estar se incluyen el cáncer testicular, una cirugía puede disminuir el riesgo, pero no eliminarlo. Por otro lado, se pueden desarrollar problemas de fertilidad, los hombres que sufren o sufrieron este problema tienen más posibilidades de tener números bajos de espermatozoides y esperma de mala calidad que derivaría en infertilidad.

Otras complicaciones relacionadas con la ubicación anormal de un testículo que no descendió incluyen torsión testicular, traumatismo y hernia inguinal.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN DEL TEMA

Gracias por contactárnos. Pronto nos pondremos en contacto.

Notas Relacionadas